Beto Villa

 

 

Alberto 'Beto' Villa & José Soto

 

ALBERTO VILLA, llamado popularmente “BETO VILLA”, nació en Pivijay (Magdalena) bajo el signo Tauro; con una estrella que lo ha llevado a escalar grandes posiciones dentro de la música vallenata. Divide su tiempo entre la música y los negocios; su profesión (Administrador de Empresas), que lo ha llevado a gerenciar su propia compañía, como es C.V.M. RECORDS PRODUCTIONS, que hasta el momento es uno de los mejores estudios de grabación en la Costa Atlántica y uno de los más competidores del país.

Desde muy temprana edad se inclinó por el acordeón y vio sus sueños realizados en uno que le regaló su madre cuando tenía 14 años. Desde los 17 años ha participado en varios festivales vallenatos. Son innumerables los reconocimientos que ha obtenido, entre ellos: Segundo lugar aficionado en 1974, Segundo lugar en 1978 después de tres veces Rey Vallenato, Segundo lugar profesional en 1979 y coronándose Rey Vallenato en 1988.

De sus cinco 5 hijos, las mayores: Carolina, canta, y Alexandra, toca piano.

“Oiga compadre Beto Villa vámonos para Aguachica tierra sabrosa…jueeepa!” Es Beto Zabaleta que extasiado por las notas que alborotan a cualquiera, anima a su compañero de equipo. Esta expresión de alegría la hacía Beto Zabaleta en 1985, cuando presentía que su compadre sería Rey Vallenato 3 años después. En la canción “Labios Rojos” Beto Villa suelta un huracán de notas que uno sólo se atreve a decir: “Carajo…que vaina tan sabrosa…!”. Pero las notas de Beto se fueron más allá de las sabanas del sur del Cesar e invadieron a Colombia entera.

Beto Villa es todo un señor tanto en lo humano como en lo profesional, es un Caballero. Lo demuestra a toda hora, sin importar los avatares con que la vida injustamente lo trata a veces.

Cuando niño yo me quedaba horas y horas escuchando los cassettes donde mis padres guardan las grabaciones del grupo “Los Betos”; en especial el álbum titulado “Para Todos”, que contiene canciones tan hermosas como Pintora de Santander Durán Escalona; Cuál de los dos, de Roberto Calderón; y repetíamos mi hermana Isyoli y yo el cassette hasta que se ponía duro de tanto repetirlo, para escuchar y escuchar la canción Vuelve, que firma Rafael Manjarrés Mendoza.

Recuerdo con mucho cariño el álbum “Parrandas Inolvidables”, cuyas canciones marcaron un hito en la historia de la música vallenata, canciones como Olvida esa pena de Hernando Marín; Sigue la trilla, de Beto Murgas; Parrandas Inolvidables de Gustavo Gutiérrez; Labios Rojos, de Abel Antonio Villa; Así he quedado yo de Jacinto Leonardo Vega Gutiérrez, que entre otras, quedaron grabadas en nuestra alma para siempre.

Es que la agrupación que formaron Villa y Zabaleta, Zabaleta y Villa, como les dice Rafael Xiqués Montes en su programa Rapsodia Vallenata por radio Libertad de Barranquilla, fue una de las mejores en cuanto a la exigencia de la gente que gusta escuchar un acordeón melodioso y pícaro como el de Beto; todos los trabajos discográficos que hicieron estos grandes artistas fueron éxitos, lástima que Beto Villa esté un poco resentido de salud, pero al recobrarse seguro grabará con Zabaleta, porque el acordeón de Beto Villa nació para la voz de Beto Zabaleta, decimos esperanzados sus fieles seguidores.

El acordeón del gran Beto Villa se ha jactado de imprimir su estilo y acompañar a las mejores voces del canto vallenato, imponiendo melodías que ya son referencia de las figuras que descollan como buenos digitadores, y que ven en Beto al norte que quieren y deben seguir.
Beto Zabaleta, Poncho Zuleta e Iván Villazón, han dejado adornar su canto, y sucumbieron ante la nota armónica que sale del alma de este Rey Vallenato. Lástima que el doctor Otto Serge no aceptara la invitación que una vez le hiciera Beto Villa para que grabaran juntos, hombe!

A este gran acordeonero y excelente persona, lo ha acompañado, quizás desde antes de nacer, una eterna sonrisa que reflejan lo que guarda en verdad su alma: un mundo de melodías y un universo de cariño para regalar.

“Beto Villa, este es el pase que te gusta a ti”, le dice Poncho Zuleta entusiasmado por la nota de su hermano Emiliano, a quien años más tarde sería su compañero. “De Pivijay para Colombia” dice Iván Villazón refiriéndose a la nota precisa de Beto Villa en una de las canciones incluidas en el único álbum que grabaron juntos, y del que todavía se escuchan canciones a pesar de tanto tiempo.

Hoy el Rey Vallenato Alberto “Beto” Villa Payares debe sentirse orgulloso de ser reconocido como una de las grandes figuras de la música vallenata, y de ser recordado por siempre y para siempre como lo que es: Todo un señor acordeonero.

Fuente

One Response to “Beto Villa”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Designed by elogi.