Pobre infancia

24 octubre 2012 admin Mi acordeón

 

 

Canción: Pobre infancia

Compositor: Marciano Martínez

Álbum: Mi acordeón

 

Este hombre que hoy está cantando para ustedes

fue como todos en la infancia un soñador

que en su inocencia sufre pero vive alegre

porque en su mente para todo hay solución.

 

Y se desvive por las cosas que mas quiere

y mas tarde cuando las tiene

las deja en cualquier rincón

 

Pero esas cosas yo nunca pude tenerlas

por muy pequeñas que tuvieran su valor

me conformaba solamente yo con verlas

como el que vive acariciando una ilusión

 

Porque era tanta la pobreza de mi vieja

que a veces hasta la candela pedía pa´ juntar el fogón (Bis)

 

Cuantos tormentos padecidos se me olvidan

que mis carritos fueron siempre de cardón (Bis)

y un acordeón que fue el encanto de mi vida

me tocaba construirlo con pedazos de cartón (Bis)

 

Pero uno crece, la niñez atrás se queda

la alegría siempre nos llega cuando se acaba el dolor

no hay un verano que no acabe en primavera

el hombre que persevera siempre será vencedor.

 

Hoy con orgullo soy también aquí en mi tierra

de los que izan la bandera en nombre de nuestro folclor (Bis)

 

Aunque sea pobre no me quejo de la vida

porque me siento afortunado y con razón

que más riqueza que tener mi madre viva

y ser pionero de este bonito folclor.

 

Este folclor que en el Cesar y la Guajira

es como luz a la vida y el orgullo en la nación.

 

Porque después de vencer un mundo de pena

me considero siendo un hombre de valor

y mientras viva mi consigna aquí en la tierra

cuidar mi vieja y luchar por nuestro folclor.

 

Porque era tanta la pobreza de mi vieja

que a veces hasta la candela pedía pa´ juntar el fogón (Bis)

 

Cuantos tormentos padecidos se me olvidan

que mis carritos fueron todos de cardón (Bis)

y un acordeón que fue el encanto de mi vida

me tocaba construirlo con pedazos de cartón (Bis)

 

Porque cada gota de sangre de mis venas

va una melodía que encierra un mensaje de paz y amor

esta canción nació tan pura y cristalina

como el agua que de arriba cae como una bendición.

 

Y el día que llegue el triste final de mi vida

quisiera que me despidan con música de acordeón

que la oración sean tres canciones bien sentidas

y sobre de mi tumba escriban murió un hijo del folclor.

 

Pobre infancia,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Designed by elogi.